Revista TEMBLOR

La revista de poesía TEMBLOR publica en su espacio web algunos de mis poemas breves.

https://temblorpoesia.com/diez-poemas-cortos-de-carlos-miguelez

Anuncios

Intruso

Habito en este cuarto como un huésped
ajeno, y todavía me pregunto
si es lícito que deba estar aquí
haciéndome sentir como un intruso.

Mi ser, que se sentía
ufano por virtud,
condenado al tormento del cadalso
en un entorno hostil inenarrable.

Injusta lasitud —ya maquinal—
que causa el aislamiento
y la tribulación
que porta el navegante viajero de los versos.

Rechazo

Bajo el oscuro manto de la noche
y de la llama argéntea de la luna
naufrago solitario en tu laguna
hundido entre las aguas del reproche.

Soñar con alcanzarte fue un derroche
tomé por compañera a la fortuna
mas un ingenuo fui sin suerte alguna
haciéndome quedar como un fantoche.

Las estrellas se rompen en el cielo
salpican centelleantes de hermosura
rocían con su polvo corazones.

El mío endurecido como el hielo,
marchito, empobrecido de amargura
pensando con locura en las razones.

Rutina y soledad

Sonó el despertador, las siete y media.
Café, bizcocho, zumo de naranja,
ibuprofeno para los riñones,
enciendo un cigarrillo —mi pequeño pecado—.
Vacío los deshechos de mi cuerpo,
la ducha como forma de catarsis.
Afeitado de barba, cepillado de dientes.
Mirándome al espejo, nuevas canas y arrugas
en el rostro de un hombre preocupado,
grisáceo, taciturno. Con frecuencia
me pregunto a mí mismo si siempre estaré solo.
Me pongo el uniforme de individuo
que navega en el mar de la rutina.
Camino por las calles gélidas de diciembre,
destino a la oficina, me pierdo entre la gente
bajo el espeso manto de la niebla
me sigue como siempre muy de cerca
la triste soledad que me acompaña.

Elegía

A María del Carmen.

Los versos que te escribo en este invierno
quisiera poder dártelos yo mismo
pues sé que es imposible si el abismo
que habrá de separarnos es eterno.

Vivir sin tu presencia es un infierno
sentirte a veces cerca un espejismo
teniendo que afrontar con pesimismo
que no regresarás, amor materno.

Cuántas noches en vela la memoria
preserva tu recuerdo del olvido
avivando la llama de tu historia.

Jamás en esta vida yo he querido
a nadie como a ti con tanta euforia
pues solo hay una madre y la he perdido.